Cómo prevenir los efectos negativos de la luz azul

La luz está compuesta por partículas electromagnéticas que viajan en ondas. Estas ondas varían en energía y, por lo tanto, en rango y longitud. Las diferentes longitudes de estas ondas es lo que hace que distingamos los colores y se clasifican en rayos gamma. rayos-x, rayos ultravioleta, luz visible, luz infrarroja y ondas de radio. De todo este espectro, el ojo humano solamente es capaz de percibir la luz visible, es decir, los colores que conocemos: violeta, índigo, azul, verde, amarillo, naranja y rojo. La onda que produce la luz azul tiene un rango muy reducido por lo que produce una mayor cantidad de energía. Aunque este tipo de luz tiene algunos beneficios, según algunos estudios recientes la exposición continua a la luz azul podría causar daños permanentes en la vista de las personas.

Protege tus ojos con gafas especiales para ordenador

Si pasas mucho tiempo delante del ordenador o de tables o teléfonos móviles, estás perjudicando tu salud (no solo tus ojos). Elige uno de nuestros modelos de gafas especiales y empieza a cuidar tus vista y tu salud.

Ver Colección 2018

¿Qué emite luz azul?

La luz azul es producida de forma natural principalmente por el sol. No obstante en los últimos tiempos ha aumentado nuestra exposición a ella ya que las luces LED y las pantallas digitales también emiten este tipo de radiación.

Tablets, móviles, pantallas de ordenador… A día de hoy estamos más expuestos a la luz azul que nunca y, además, que las pantallas de estos dispositivos sean la principal fuente de emisión de luz azul implica que esta está enfocada directamente a nuestros ojos, los órganos que más padecen los efectos negativos de la exposición prolongada a este tipo de radiación.

Beneficios y efectos negativos de la luz azul

La luz azul no es en sí algo malo, sino la cantidad de tiempo durante el que estamos expuestos a ella hoy en día. Algunos de los beneficios de esta luz pueden ser que fomenta el estado de alerta, puede mejorar el estado de ánimo y ayuda a la memoria y a la función cognitiva.

Sin embargo, la exposición constante a la luz azul puede conllevar ciertos riesgos a largo y corto plazo: rompe la regularidad de nuestras horas de sueño, aumenta la probabilidad de sedentarismo, obesidad y enfermedades cardíacas y sobretodo, deteriora los ojos.

La fatiga ocular, la sequedad de los ojos, la vista cansada y el deterioro permanente de la vista son algunas de las consecuencias que puede tener la luz azul en nuestros ojos. Es importante tener estos efectos negativos presentes, pues hoy en día estamos más expuestos a la luz azul que nunca antes.

Deterioro de la vista

Algunos estudios recientes han demostrado que la luz azul causa daños temporales y permanentes en la vista. Algunos síntomas pueden ser la vista cansada, sequedad ocular, visión borrosa y dolor de cabeza entre otros.

Si tenemos esto en cuenta, algunos de datos comprobados como que el 61% de los adultos experimenta cansancio ocular debido al uso de prolongado de aparatos electrónicos, o que uno de cada cuatro niños pasa más de tres horas al día usando algún aparato electrónico, los riesgos que implica la exposición a la luz azul se convierte en algo preocupante.

Alteración de las horas de sueño

La exposición a la luz azul le hace saber a nuestro cerebro que es de día de forma natural, pues la principal fuente de este tipo de luz es el sol. La luz azul hace que nuestro cuerpo no produzca melatonina, la hormona que nos ayuda a regular nuestros ciclos de sueño.

No es de extrañar que cada vez haya más personas con problemas para conciliar el sueño o regular sus ciclos de descanso. Si alguna vez te has preguntado cual puede ser la causa de tu insomnio, el prolongado uso de dispositivos durante la noche puede estar contribuyendo a tus problemas para dormir.

Cómo reducir los riesgos de la exposición a la luz azul

Como evitar el uso de dispositivos y pantallas digitales no es una opción a día de hoy, debemos adoptar ciertos hábitos que nos protejan de sus efectos negativos y de los riesgos que implica la prolongada exposición a ella.

Una de las medidas más sencillas que podemos tomar puede ser aumentar el tamaño del texto que leemos en pantalla para de este modo forzar menos la vista. Hacer descansos cada veinte minutos mirando una pantalla es también un hábito recomendable. Es aconsejable mirar algo a lo lejos durante estos descansos.

Protección directa contra la luz azul

Existen gafas cuyos cristales filtran y reflejan la luz azul que emiten las pantallas de los aparatos electrónicos y las luces artificiales.

Los cristales de estas gafas están específicamente diseñadas para proteger los ojos de este tipo de factores y prevenir daños permanentes en la vista causados por el uso prolongado de dispositivos.

Estas gafas las puede utilizar todo el mundo y pueden usarse para otras actividades que no impliquen la exposición directa a la luz azul. Son el complemento definitivo para prevenir los daños que puede causar todo el tiempo que pasamos delante de una pantalla a lo largo del día.

Protege tus ojos con gafas especiales para ordenador

Si pasas mucho tiempo delante del ordenador o de tables o teléfonos móviles, estás perjudicando tu salud (no solo tus ojos). Elige uno de nuestros modelos de gafas especiales y empieza a cuidar tus vista y tu salud.

Ver Colección 2018

Comparte